El aislamiento por el interior de la fachada permite mejorar las prestaciones térmicas del edificio, así como el confornt acústico y la protección contra incendios.